Blog

Inscripciones de nacimiento fuera de España

Con la feliz y dulce llegada de un bebe al hogar de una familia, surgen ciertos preparativos y tramites que requieren de toda la atención de los responsables. Una de las gestiones más importantes que deben resolverse es la inscripción de nacimiento, reconocida como el proceso legal que se realiza con el fin de dar fe del nacimiento de un ciudadano, lo cual debe realizarse en un registro civil y tiene como consecuencia ciertos efectos civiles y legales.

Los registros civiles son sitios oficiales donde se inscriben los eventos que afectan el estado civil de un ciudadano según lo que determine la ley. Este recinto debería ser único, y está integrado a registros municipales y consulares.


  • Podemos dividir a estos registros en 4 áreas:




    1- Nacimientos
    2- Matrimonios
    3- Defunciones
    4- Tutelas legales.

    En el caso de los registros civiles encontrados en las demarcaciones consulares están a cargo de los cónsules de España en el extranjero y por registro civil central, de cada registro se remiten duplicados a las oficinas centrales.

En el caso de que el nacimiento ocurra fuera del país se han diseñado vías para realizar la inscripción sin inconvenientes. Si sois español y el nuevo integrante de vuestra familia ha nacido fuera del país, este artículo es para ti.

Instituciones autorizadas a realizar este tipo de procedimiento


Como se mencionó antes, en todas las embajadas y consulados de España que funcionan en el extranjero existen los registros civiles consulares, los cuales tienen las mismas funciones que los registros civiles que encontramos dentro del país.

Es decir, que en estas instituciones pueden llevarse a cabo las inscripciones de nacimiento de los hijos de los ciudadanos españoles que vienen al mundo en el exterior, además de inscribir matrimonios entre ciudadanos que se efectuaron en el extranjero, así como también las defunciones de los españoles que allí sucedan.     

Uno de los trámites más solicitados en el extranjero es la inscripción de nacimientos


El primer paso que deben seguir los padres españoles que vean nacer a sus hijos en un país extranjero es realizar la inscripción del nacimiento en el registro civil de la localidad. Seguidamente se debe dirigir a la oficina consular española más próxima, con el fin de realizar la correspondiente inscripción de nacimiento. Esta etapa del trámite no tiene límite de tiempo.

Cuando los padres se dirigen al registro civil consular deben presentar cierta documentación, que puede incluir el formulario oficial publicado por el la página web de la embajada de España, el certificado de nacimiento emitido por el país extranjero donde residen los padres, el libro de familia de los padres del nacido o certificado de matrimonio extranjero o si se trata de un nacimiento no matrimonial el acta de reconocimiento de paternidad o consentimiento materno y los documentos de identidad.

Todos estos recaudos deben ser enviados por correo debidamente identificados con el fin de recibir de vuelta, sin inconvenientes, el documento solicitado. En el caso de que la embajada no reciba los documentos completos o sean erróneos, se notificará por correo electrónico, pero si por el contrario todos los documentos son válidos se procederá al proceso de inscripción.

Una vez que se haya completado de forma exitosa el registro, pueden comenzarse los trámites para solicitar el pasaporte, el demora un alrededor de tres semanas, mientras el material es impreso en España.

Para el registro de un recién nacido es necesario especificar la fecha, lugar y hora del nacimiento, sexo, el nombre y los datos personales de los padres, además del nombre escogido para el nuevo integrante de la familia. Con respecto a los nombres, la legislación española presenta algunas normas, por ejemplo: no se pueden escoger más de dos nombres simples o de uno compuesto, no son aceptados los nombres extravagantes que resulten ofensivos o confusos.

Con respecto a los apellidos España no permite la imposición de un solo apellido, ni de los dos de la madre, por lo tanto se recomienda si el registro se hace en un país que no tenga esta misma costumbre, indicar al encargado registrar el primer apellido del padre y el primero de la madre o viceversa.

En el caso de que los padres de nacionalidad española no hagan el trámite de inscripción, el hijo pude hacerlo en el consulado a la edad de 18 años. Igualmente en el caso de los nietos de estos abuelos que no realizaron el registro de su hijo, ellos pueden tramitar la nacionalidad en el consulado a la edad de 18 años. Y en el caso de que resida en España un año automáticamente se le considera español.

Si el registro de un nacimiento en el extranjero desea realizarse dentro del territorio español este debe hacerse en el registro central. Y los padres deben tomar en cuanta cada uno de los recaudos solicitados según sea el caso, ya que si las normas de registro en el país de nacimiento son contradictoria a las de la nación pueden surgir ciertos inconvenientes.

Existen gran número de casos particulares que requieren asesoramiento especial, ya que dada la diversidad de estos casos también se solicitan documentos especiales, por ejemplo si los padres son casados e inscritos en el registro español o no; si ambos padres son españoles pero, solteros; si los padres son de nacionalidad distinta y solteros; si el país de uno de los padres no pertenece a la unión europea, entre otros posibles casos que hagan que difícil la obtención de los recaudos.

Por esta razón en muchos particulares vale la pena buscar el asesoramiento de expertos con experiencia que nos orienten en el proceso o lo hagan por nosotros. Existen distintos grupos establecidos de gestores profesionales capacitados que con imponente ética de trabajo hacen más sencillo los trámite de este tipo. En CarismaWorld podéis encontrar ayuda de este tipo, no dudes en consultar, ya que el nuestro equipo gustosamente pone a la orden su servicio.

Author


Avatar